Arquivo por etiquetas: Holywater

HOLYWATER, EN TIERRA BALDÍA

Tras una década subiéndose a los escenarios la banda gallega regresa con “Wasteland” (Ernie Records, 2012) para mostrarse como una sólida formación que sabe dosificar la distorsión y la emoción épica del rock de los fértiles años 90.

Holywater, foto DAVID TOMBILLA

Holywater, foto DAVID TOMBILLA

Aquellas bandas que reafirman disco a disco y concierto a concierto que lo suyo es hacer sudar y emocionar a su público consiguen una adhesión inquebrantable de los fans. Y si la crítica elogia sus directos y otras bandas, como los madrileños Toundra, alaban su último disco, eso significa inequívocamente que el tesón tiene su recompensa. Este puede ser el caso de Holywater, banda originaria de Lugo liderada por Ricardo Rodríguez que responde en su nombre para hablar del nuevo disco.
“Nos gusta en especial que otros grupos nos mencionen, porque son gente que controla de música, y claro, eso sienta especialmente bien. Las listas de prensa, sobre todo las de “lo mejor del año” nos suelen dejar fuera, porque los últimos dos discos salieron a finales de año y no creo que nadie tuviera tiempo a escucharlo demasiado. Muchos discos que salen en noviembre-diciembre se pierden en estas listas. En general nos gusta que la gente este motivada en perder parte de su tiempo en incluirnos en una lista o mencionarnos en un blog, o escribiendo una crítica. Por mi parte, el disco que destacaría de este año pasado, muy por encima de los demás, es el “Sweet Sour” de Band of Skulls”.

Sois una banda que ha tenido muy claro su sonido desde sus orígenes y que ha sabido elegir a los productores con acierto, en el pasado a Pablo Iglesias o Paco Loco. En esta ocasión habéis vuelto a repetir en la producción con Santi García (Nothink, Nueva Vulcano, Betunizer) en los estudios Ultramarinos de la Costa Brava, consiguiendo un sonido entre la dureza de “Path to Follow” (Ernie Records, 2010) y vuestro disco más asequible o pop “Tranquility” (Astro, 2008).
“No pensamos en ningún momento en rebajar la caña, la verdad. Puede ser que estos temas sean un pelín más lentos de tempo que los del “Path to Follow”, pero tampoco lo tengo tan claro. Yo creo que la diferencia entre los dos últimos álbumes y este reside en que la base de las canciones antes era más pop, más inglesa, y ahora parten de una base más rock, más americana. Se mantiene la intensidad del anterior disco en “Wasteland”. El hecho de grabar con Santi fue porque queríamos que como mínimo sonase igual de potente que el anterior”.

Creo que se pueden quitar las etiquetas que sobran ya y definir vuestro sonido como rock en el sentido clásico. La banda suena muy compacta: en la conjunción de las guitarras de Martín Alonso y Ricardo, las líneas de bajo de Mito y la intensa dinámica que Luis Casanova sigue imprimiendo al sonido rocoso de la banda. Encumbrado todo ello por tu voz.
“Yo hago las canciones en casa, trabajo las partes y la mayoría de los nexos para que tengan una forma cuando las llevo al local de ensayo. Lo que pasa es que, a la hora de trabajar los temas, es un trabajo en grupo en el que cada uno aporta lo que cree desde su punto de vista, y cada uno crea y toca lo que siente que le pide la canción. Intento que las canciones que hago para Holywater rockeen un mínimo, pero cuando las hago son canciones acústicas, así que hay mucho trabajo que hacer por parte de todos para convertir eso en rock and roll”.

Tras la experiencia con la discográfica Astro valoráis más la cercanía con un sello como Ernie pero parece que los condicionantes de vivir tras el “telón de grelos” siguen siendo muchos.
“Una cosa es estar en un sello de Madrid con el cual las conversaciones son frías, lejanas y mínimas, y otra cosa muy diferente es trabajar con un sello al que casi consideras de tu propia familia. Desde Lugo, y sobre todo cuando empezamos a girar allá por 1999, todo estaba a desmano y sin movimiento de grupos, mucho menos managers y discográficas. Si quieres “triunfar” en esto tienes que dejarte ver por las grandes capitales, o vivir allí. Tienes que estar en el meollo, comer mucha oreja y hacer más de relaciones públicas de tu grupo que de músico. Es lo que más odio del mundillo musical”.

Sois un ejemplo de banda estatal que cantando en una lengua que no es la propia, el inglés, resulta creíble. Me pregunto si el resultado sería distinto si lo hicierais en castellano, ¿se plasmarían otras realidades?
“He hecho un giro literario bastante importante en este álbum respecto al anterior. En “The Path to Follow” hablaba de los tiempos que nos toca vivir y de buscar una solución al asunto, creando ideas propias y cuestionándose el modo de vida. Con “Wasteland” creo que ya he encontrado un sitio (que no mi sitio, para eso supongo que aún hay que pelear un poquito más), y desde ese punto hablo de los aspectos más simples de mi vida. De mis preocupaciones cotidianas, o incluso mis momentos más felices y gratificantes (algo nuevo en Holywater). Eso sí, siempre con la ayuda de la metafórica inglesa. Creo que el inglés (como idioma) permite jugar más con él sin el riego de parecer previsible, pedante o idiota. En castellano hay que ser muy buen poeta para que las letras no te rechinen en los oídos, y para que las construcciones no suenen horteras. Hay que tener un talento especial. Yo me considero músico. No poeta”.

Tenéis un fan muy especial: Luis Tosar, actor y cantante de Di Elas. Se ha subido con vosotros al
escenario para reinterpretar a los mismos ídolos musicales (Pearl Jam, Neil Young) a pesar de no pertenecer a la misma generación. El grunge no parece estar muerto con Meat Puppets girando por España recientemente, (y Dover volviendo a tocar “Devil Came to Me”)
“Con los años 90 da igual de que generación seas, fue una época de esplendor del rock. A nivel creativo fue increíble y salieron grupos interesantes de debajo de las piedras. Todo era nuevo y excitante, y sobre todo viniendo de la década anterior en la que casi toda la música era fría y computadorizada. Fue un momento comparable a los 70, de experimentación, en el que se encontraron muchos caminos para nuevos sonidos y estilos. Y en el que las bandas que triunfaban estaban formadas por buenos músicos que tocaban que te cagas, y la gente recibía eso con unas orejas muy diferentes a las que tiene el publico general actual. En los 90, como en los 60-70 la buena música era la que arrasaba en las listas. Y creo que algún día los buenos grupos de rock pueden volver a pertenecer al mainstream, aunque tienen que cambiar mucho las cosas”.

Se os puede ya catalogar como una banda veterana. Algunas bandas que han sido compañeras de viaje en estos años de carretera se han separado, como fue el caso de Nothink el año pasado.
“Sí, las bandas van cayendo y nosotros seguimos ahí. También es verdad que las bandas caen, pero sus integrantes siguen activos y sacando cosas. Es el caso del nuevo fichaje de Ernie, Pasajero, un nuevo nombre para un nuevo proyecto de gente que lleva tanto tiempo como nosotros dando guerra. No se muy bien por qué ciertos grupos acaban deshaciéndose, pero en nuestro caso somos gente bastante normal, si hay algún problema podemos resolverlo hablando. Por mi parte hay una química especial que sólo consigo tocando con Holywater, y esa sustancia es adictiva, así que necesito seguir para sacarme el mono. Cuando llevas tantos años tocando con alguien todo fluye muy distinto que tocando con otra gente, parece que sabes lo que va a hacer el otro y puedes improvisar cosas que van a salir bastante bien porque todos vamos a una. A ver, la verdad es que somos un grupo atípico porque aunque llevamos muchos años juntos, nos vemos poco. Estamos repartidos entre Ferrol, Santiago y Vigo, y solo nos vemos para tocar o ensayar. A lo mejor ésa es la clave de llevarse bien… no verse demasiado (risas). Es difícil programar los ensayos estando tan distanciados y con los curros de cada uno, así que ensayamos muy poco, lo justo. Y eso, por lo menos por mi parte, hace que toques las canciones de una manera más fresca, menos autómata… con más ganas”.

No ha tardado en salir un nuevo disco, supongo que para volver a la carretera. Pareceís una banda de directo a la que se le nota con hambre de escenario.
“Ernie nos pidió un nuevo disco antes de que se acabara el mundo. Y se lo dimos. Aunque el hambre de escenario siempre está ahí, y da la vida tocar los temas nuevos, que además siguen evolucionando y compactándose a medida que los vamos tocando en cada concierto. Van creciendo y eso es muy satisfactorio, porque te sueltas y puedes vibrar más tocando que cuando estás todavía pendiente de los acordes, las partes, la afinación y las letras mientras tocas. La gira va genial y tenemos ganas de salir de Galicia ya, a ver qué les parece por ahí afuera”.

Advertisements
Etiquetado , , ,

Holywater

Daniel Reigosa

La constancia lleva a Holywater a continuar su senda y publicar “The Path to Follow”, con Santi García en la producción. Cuarta referencia tras una larga carrera desde sus orígenes en la ciudad de Lugo. Chateamos con Ricardo Rodríguez, cantante y guitarra, a salvo del temporal que azota Galicia.

Doce años desde sus inicios pasando por las suertes e incertidumbres de una banda que intenta abrirse camino. Muchos se plantean metas que con el tiempo no llegan a culminar en el plazo esperado, pero Holywater no parece tener intención de tirar la toalla. “Nunca nos hemos planteado nada más que poder tocar en directo y seguir sacando discos que es lo que nos emociona. Conocemos a algún grupo que está en esto única y exclusivamente para triunfar y queda muy claro en sus directos, no transmiten nada, sólo tocan”. Tras tres discos con Astro han decidido cambiar de discográfica. “Trabajar con una discográfica que está en Madrid siendo gallegos fue un poco problemático por momentos. Con el tercer disco tuvimos muchos problemas. No se distribuyó, ni se promocionó y pasó bastante desapercibido. Cuando Josiño (Carballo), nuestro manager desde 2002, montó Ernie Records no nos lo pensamos dos veces. Ahora somos una familia. No queríamos acabar como otros grupos que se comunican con su discográfica por medio de abogados”. En su myspace se etiquetan como rock, pop y grunge. “El grunge no se puede considerar un estilo, es más un movimiento, nos tocó de lleno con quince años. Durante mucho tiempo el término se desprestigió demasiado, casi llegaba a ser un calificativo negativo al referirse a ciertas bandas, y la verdad es que mirando atrás, sea lo que sea el grunge, desde Pixies o Sonic Youth, hasta Pearl Jam o Nirvana, es algo que ha formado parte de nuestras vidas. Había algo en él que nos flipaba, el ruido, la rabia, la épica; rasgos de Holywater también”. En su último disco percibo canciones pop intentando abrirse camino a través de ritmos blacksabbathianos, suena más duro que los anteriores. “¡Hombre, los dos primeros discos de Black Sabbath son una master piece! Ellos inventaron muchas cosas que mucha gente seguimos usando. Yo creo que ya es un legado popular, como el de los Beatles. No pensamos en concreto en endurecer el sonido. La diferencia está en la actitud de las canciones. Son temas más rockeros y piden más distorsión”. En directo se nota esa fuerza y la voz de Ricardo tiene un desgarro continuo, su expresión facial al cantar parece casi dolorosa. “Hay ciertos pasajes en los que la letra dice cosas más duras que en otros y es ahí en donde suelo enfatizar con más rabia o fuerza. En este disco me cago más en todo que en los anteriores y eso repercute en el feeling de la canción, la hace más cruda. La verdad es que cantar estos temas en directo cuesta más que cantar los antiguos. Lo llevo al límite, donde a veces sí que duele”. En un año santo a punto de acabar y tras la gira papal me asaltan dudas espirituales. El nombre de la banda alude a la purificación, al agua sagrada. “El nombre sonaba bonito en 1998, no le di demasiadas vueltas porque tampoco me imaginaba seguir en 2010 con lo mismo. Hace referencia a la otra cara de la moneda, la cara en la que mucha gente, por no tener personalidad suficiente, ni principios, ni nada en su vida, se agarra a cosas como la religión para poder vivir en paz y no tenerle miedo a la muerte. Pero no, no somos demasiado espirituales, de hecho somos muy terrenales y vemos las cosas bastante claras. Somos más de ciencia que de religión. No sabría cómo encajar un dios en la Teoría de Cuerdas”

Etiquetado , , ,
Advertisements
Nomepisesofreghao!

Feministas mudando o mundo

LAV 016

Laboratorio Audiovisual de Vedra

INDUSTRIAL PT

Grupo de Incentivo à Música Industrial em Portugal

Èdip als Tròpics

Temor, temblor y fantasía

malditosvinilos

discos punk, contracultura, subversion!

Hervir un Indie

Una nueva forma de observar el panorama alternativo de la música y el arte

Silencio! Records

Promotora cultural. Santiago DC

Discos y Libros DE KIRLIAN

Casa de Libros y Discos. Poble Sec (Barcelona) Desde octubre de 2011. discosdekirlian@gmail.com

Discos Perdidos

plataforma musical independiente

Ladyfest Madrid

Un Ladyfest Madrid futuro & presente & bello & continuo

Hacia el Sur en el Atlántico

Un podcast de feminismo pop

Por quem os sinos dobram-blog de Fabio M

Futebol, espiritualidade, livros, música, política e tudo mais o que me der vontade.

República Ibérica Ruidista

Iberian Netlabel / Social Phonography